Cowboy from Brooklyn
cowboys-from-brooklin
 
Los 60s USA están cargados de acontecimientos impactantes. Fue una década que trajo  cambios positivos, crímenes e intrigas y la escalada en el poder de Ronald Reagan, que desde entonces ha impuesto su visión del mundo.
El narrador, Alain de Milly fue engendrado en la cama que ocupó Edgard Allan Poe en el semestre que pasó el escritor en la Universidad de Virginia. Su madre, Roseline, aristócrata rural que abandonó su brillante futuro en Francia para dedicarse en cuerpo, alma, mente y espíritu a esa etapa del escritor, estaba completamente borracha. Alain es un “mal americano” y su pasión por el teatro le hace caer en las redes del entonces todopoderoso en el mundo del espectáculo, cuando éste iniciaba su fulgurante carrera política. Adquiró joyas de la cultura emergente, en su tenaz lucha por acceder al Actors Studio. Las útilizó para crear el arma que la destruyó, el “discurso de la arrogancia” que elevó a la política al entonces todopoderoso en el mundo del espectáculo y cuyos letales efectos son muy perceptibles en la actualidad.
Nunca he conocido a Alain y siquiera sé si hubiera existido. Conocí a su madre a finales de los 60s, en Vire, una pequeña ciudad normanda. Habíamos creado el grupo de los “gitanos lorquianos”. La locura duró unos meses y la persona podría muy bien haber engendrado a Alain. Desde que surgió el último éste se ha metido en la escena y ¡cómo! No ha dejado intervenir a nadie que no hubiera invitado  él mismo y justo en el tiempo que también decide él mismo..

El principado de la Fortuna

el-principado-de-la-fortuna

La insurrección tuareg de la primavera del 2012 se ha resuelto con una ocupación militar que dejó las cosas mucho peor de lo que estaban para los ciudadanos del territorio invadido. He construido el escenario en un fiel seguimiento del conflicto hasta finales del otoño de 2012. Nos lo cuentan Yves de la Hay, alto funcionario del Quai d’Orsay, Ahmed Lakkoua, tuareg que encabeza la poderosa multinacional que lleva su apellido e interlocutor del gobierno francés en la región, Sophie, jefa de gabinete del primero; Maggi, madre del mismo sedienta de dinero, de poder y de revolcones y Aisha, esposa de Ahmed y presidenta de la sede de Nueva York del grupo Lakkhoua.

 He conocido estos refinados personajes a lo largo de toda una vida y casi siempre el encuentro ha sido ocasional y en ambientes “selectos”. No sería correcto dar detalles;  lo que sí puedo decir es que todos ellos se cruzaron en mi vida y que sus recuerdos han sido tan bien encajonados en el escenario que se han hecho con la trama como si fuera lo más natural del mundo.
Han ido aún  más lejos;  se han permitido traer a sus amigotes, simplemente porque han decidido que el problema de los tuaregs no data de la actualidad, sino que remonta a la antigüedad. La voz de los nuevos actores llega a través de las memorias de los Sevilla, familia rama de los Lakkhoua, que promovió el próspero negocio de seleccionar las joyas del tráfico caravanero del Sahara, que perpetua la empresa Lakkhoua. Se han” passao” trayéndose otro escenario, vale, pero son terriblemente divertidos, ninguno de ellos se mancha de una sangre que por tanto corre a borbotones, predominan sus vicios,  su clase y sobre todo el peso de sus facturas para mantener sus privilegios.

 

Otros trabajos de interés

Además de estas dos novelas, he realizado numerosas publicaciones de relatos cortos y artículos, entre las que destacan su participación en las antologías de Ediciones Irreverentes o su sus colaboraciones en el diario Siglo XXI. Comparto una muestra de ello a continuación:

(Visited 62 times, 1 visits today)